¿Donde sera el 5to MAB?

Mar Oct 19, 2010 8:33 pm por Bimago

Estamos a menos de una semana para el inicio del Budokai, la mayoría se encuentra emocionado por participar, lo cual me alegra. Ahora, necesito sus opiniones sobre dónde realizar la competencia.



Comentarios: 2

Últimos temas
» Crea un blog dinamico para tu webcomic sin saber programacion
Jue Nov 01, 2012 6:33 pm por Neoverso Comics

» Volverlo a hacer
Sáb Abr 21, 2012 6:46 pm por AngelCou

» para amantes del comic (tutorials DVDs)
Dom Sep 25, 2011 11:02 pm por Bimago

» Divoblogger: el olimpo de los blogueros
Dom Sep 25, 2011 10:50 pm por Bimago

» Conociendo a: 506ART
Dom Sep 25, 2011 10:28 pm por Bimago

» Conociendo a: Latino anime-manga OC
Dom Sep 25, 2011 10:13 pm por Bimago

» COINCOMICS
Dom Sep 25, 2011 10:02 pm por Bimago

» Concurso de dibujo y creatividad - Diggers.
Vie Jun 10, 2011 2:15 pm por TheXion

» ARGUEDAS GALERIA VIRTUAL 2009
Vie Mayo 13, 2011 11:06 am por ARGUEDAS

» TITANES PLANETARIOS
Sáb Abr 16, 2011 1:54 pm por thebestcomics2010


El héroe y el universo femenino

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El héroe y el universo femenino

Mensaje por Norman Osborn el Sáb Jun 27, 2009 10:56 pm

“Entonces Yahveh Dios hizo caer un profundo sueño sobre el
hombre, el cual se durmió. Y le quitó una de las costillas, rellenando
el vacío con carne. De la costilla que Yahveh Dios había tomado del
hombre formó una mujer y la llevó ante el hombre”.

Ya desde el mismo Génesis se habla de una figura femenina relegada al hombre, creada a partir de él, aunque se está estipulando indirectamente que también fue creada a imagen y semejanza de Dios (ya que así dice que está creado el hombre).

Durante el proceso de escritura de la columna de la semana pasada fueron apareciendo, tanto en mi mente como en los apuntes y fuentes que fui recopilando, diversas ideas y alusiones a la mujer como heroína. Ideas que siguieron fluyendo como un torrente gracias a algunos comentarios y críticas de lectores que echaban en falta la figura femenina en mi análisis de los mitemas heroicos.

Pronto me di cuenta de que había material suficiente para que tuviera presencia propia, más allá de ser un mero apéndice del texto anterior. Por todo he decidido usar este espacio semanal para recopilar todas esas ideas en este pequeño ensayo que podría titularse El héroe y el universo femenino o simplemente Evolución en las heroínas.

En la mitología fundamentalmente existen héroes y no heroínas, aunque si que aparecen ciertas mujeres con poderes especiales, sin ir más lejos hay muchísimas diosas en los panteones griegos y romanos (aunque la mayoría son sumisas, amorosas y son deidades de las artes, del amor…), estaban las musas, había magas y hechiceras como Circe y también podemos encontrar multitud de textos referentes a las Amazonas, que son lo más parecido a las heroínas actuales del noveno arte; y de las que hablaré con un poco más de profundidad a continuación.

Es curioso observar que también hay una serie de tópicos que los mitólogos se han dedicado a estudiar, tres en concreto: por un lado nos encontramos historias en las que el universo femenino es una amenaza para cumplir la misión, un impedimento, una tentación a la que se debe enfrentar el héroe, y por tanto el hombre debe abandonar a la mujer porque es una amenaza que nubla su juicio (mediante artes naturales o sobrenaturales); también se ve a la mujer como “el descanso del guerrero”, el lugar donde el héroe se despacha o desahoga antes o después de sus proezas (aquí son especialmente recurrentes los personajes de Medea y Ariadna), y por último, una posibilidad que está más unida a la Edad
Media que a la mitología clásica, la figura de la dama que ayuda al caballero en la misión (también se distingue aquí si la ayuda es concreta o si en cambio le facilita suerte o favor por medio de una prenda o promesas especiales posteriores a la misión…).

El reparto de poder y de las tareas según los roles asignados culturalmente a cada sexo no puede pasarse por alto
. Seguramente porque se trataba siempre de un mundo patriarcal se cumplían las anteriores constantes, pero en el mundo del cómic también se han mantenido las mujeres en un discreto segundo plano; la presencia femenina ha estado relegada desde el principio a dos visiones: la de mera comparsa del protagonista masculino, o la de femme fatale que usa sus artes para engatusar a los hombres, siendo directamente imágenes de reclamo sexual.



La primera es casi siempre el amor del personaje principal, es recatada, es virginal, es pura, asume su papel de manera natural y secuestrarla suele ser el principal plan de venganza de todos los enemigos del héroe. En cambio, la segunda es una mujer que en apariencia se ha liberado del yugo de los hombres, agresiva y poderosa, pero que o bien es malvada y será castigada por su error o se da cuenta de lo equivocada que está y termina entrando de nuevo en el redil.

Catwoman es el ejemplo de mujer fatal por excelencia, mientras que Gwen Stacy o Lois Lane (en sus inicios) simbolizan casi a la perfección los personajes femeninos del primer tipo. Llega el momento de proponer otros ejemplos, queridos lectores, esta semana seguro que se os ocurren personajes femeninos que encuadrar en estas categorías.



La explicación de estas constantes podría encontrarse en la propia industria del cómic, pero la industria primigenia.

María Antonia Díez Balda escribe en su estudio dentro del Centro de Estudios de la mujer de la Universidad de Salamanca, titulado La imagen de la mujer en el cómic: Cómic feminista, cómic futurista y de de ciencia ficción, que “el mundo del cómic para adultos estaba hasta los años setenta bastante dominado por los hombres y tanto los lectores como los autores eran fundamentalmente hombres”. También afirma que en ellos las mujeres aparecían casi siempre como objetos de deseo, porque en el fondo se trataba de atraer y de entretener a los lectores, por ello el cómic recreaba las fantasías eróticas y de aventura de los hombres.

Es curioso observar las características que en la época (y muchas se mantienen hoy en día) tenían las mujeres en el tebeo, y que Díez Balda enumera: “Las mujeres aparecían dibujadas con todo lujo de detalles y gran carga erótica. Las protagonistas podían ser inteligentes pero sus cuerpos debían ser jóvenes, perfectos y sexys”.

Y también tiene cierta carga analítica los papeles que se les asignaba, que curiosamente coinciden con algunos de los tópicos clásicos: “Los papeles asignados eran el de novias eternas o compañeras de viaje del protagonista; rara vez dueñas de su vida o protagonistas de aventuras propias”.



Dentro del interesante estudio de María Antonia Díez Balda sólo voy a destacar la mención que hace en su análisis a los cómics que cataloga como de “supermujeres”. “Considero o clasifico como cómics de supermujeres a las que tienen de protagonista a mujeres que emulan a Superman; es decir, superwomans con alguna de estas características: gran fuerza, poderes sobrehumanos en sus puños o garras, capacidad de volar, capacidad de aparecer y desaparecer, de avanzar o retroceder en el tiempo histórico, semidiosas o encarnación de las diosas del mundo clásico”.

Ella concluye afirmando que los cómics de este tipo que ha analizado (siempre desde un marcado punto de partida feminista) son “un una copia descarada de los de superhombres con el aliciente añadido de la belleza y el erotismo con que los dibujantes adornan a este tipo de heroínas”. Desde luego no le falta razón en esta última afirmación sobre las heroínas, sobre todo si en su análisis incluyó alguno de los tebeos dibujados por Frank Cho, por ejemplo…



Estereotipos y tópicos. El universo femenino en el tebeo siempre ha estado plagado de ellos.

Desde la creación de los primeros personajes Marvel, algunas voces de alarma tacharon a Stan Lee de ser un machista redomado. Aunque las realidades sociales de entonces y de ahora eran distintas, y eso no debemos olvidarlo nunca. Hay que recordar que una de las primeras mujeres con superpoderes fue Susan Storm, de los 4 Fantásticos, que tras un accidente espacial conseguía hacerse invisible y manejar
campos de fuerza. La teoría feminista no dudó en expresar su desaliento ante semejante poder. Era un superpoder, sí, pero no dejaba de ser curioso que el personaje femenino fuera el que se hiciera invisible… Esto fue una constante en las heroínas primigenias.



Cuando la mujer, durante la Segunda Guerra Mundial, tuvo que incorporarse al mundo laboral y cubrir ciertos puestos de trabajo que históricamente eran llevados a cabo por los hombres, también se vio reflejado en el mundo del cómic. Se fueron incorporando superheroínas a los distintos supergrupos, aunque de una manera muy concreta: eran las únicas mujeres en cada uno de esos grupos, solían ser el miembro menos poderoso, sus poderes eran más defensivos o evasivos, y además solían seguir siendo secuestradas por los villanos.

También resultaban útiles como mediadoras en los conflictos internos (constante que, a mi juicio, no era del todo negativa), aunque nunca hacían gala de conocimientos técnicos ni teóricos de ningún tipo.



Aunque había alguna excepción como la del personaje de Wonder Woman, heredera de las Amazonas. Al comienzo de este texto anticipé que hablaríamos de estas mujeres guerreras; éste es el momento.



Las Amazonas, según la mitología clásica, eran un pueblo únicamente formado por mujeres que descendían de Ares, el dios de la guerra, y de la ninfa Harmonía. En su estructura jerárquica no tenían a ningún hombre y su sociedad matriarcal estaba dirigida por una reina. Sólo permitían la presencia de hombres para realizar trabajos de servidumbre, y para perpetuar su linaje yacían con extranjeros. Si nacían hijos varones, los mutilaban o mataban, y a las hijas, por decreto, les cortaban un seno para facilitar el uso del arco y el manejo de las armas.



Hay muchas leyendas o historias mitológicas plagadas de héroes que tuvieron que enfrentarse a ellas. Belerofonte luchó contra ellas por mandado de Yóbates; y Hércules, en uno de sus trabajos, se adueñó del cinturón de Hipólita, la reina de las amazonas. Teseo se llevó a Antíope, una de ellas, en la misma misión. Y también se puede leer que Pentesilea, otra reina de las amazonas, mandó un contingente para
apoyar a Príamo, rey de Troya, en la conocida guerra, aunque ella misma
pereció de manos de Aquiles.



Wonder Woman es la princesa Diana, una de las amazonas, y su creador William Moulton Marston la ideó en 1941 como un personaje puramente feminista, siendo una de las pocas heroínas que no tienen contrapartida masculina.

Formada por su madre como una figura de arcilla (haciendo clara la relación con la creación del hombre del Génesis), Afrodita le concedió la vida gracias a las súplicas de su madre Hipólita (concebida entonces por la gracia de una diosa). Diana creció
con los atributos de la belleza y la fuerza, la sabiduría, la agilidad y la velocidad.




Como se puede apreciar en este somero análisis, el universo femenino en el tebeo está repleto de tópicos y lugares comunes, debido, en parte, por la sociedad masculina en las que fueron ideados.

El cómic actualmente es una industria cultural que acoge en su interior a guionistas y dibujantes tanto masculinos como femeninos y la figura de la mujer ha variado mucho. Da igual si son heroínas o villanas, todas están consiguiendo cotas de igualdad con sus homónimos masculinos. Han pasado del “¡Oh, mi héroe!” a ganarse un sitio, por derecho propio, en estos modernos panteones. Y me gustaría terminar esta columna mencionando a uno de los autores que para mí mejor sabe manejar personajes femeninos.

Estoy hablando de Joss Whedon.

El padre de Buffy tiene un cariño especial a sus mujeres (y estoy hablando de sus personajes), la Kitty de su Astonishing X-men es tan maravillosa como Willow, Faith o la propia Cazadora rubia (Buffy).



La semana pasada me decidí a ver los últimos capítulos de Buffy, Cazavampiros,
me quedaban cinco, para hacerme una idea de cómo terminaba con su serie de televisión. Había leído los tebeos que han salido de la temporada ocho y me faltaba ese tramo final. Quedé maravillado al ver cómo juega con el concepto feminista y femenino de la heroína. La mujer puede, para él, vencer donde el hombre no puede, y cuando las chicas se juntan y trabajan como una sola es cuando exterminan al mal.

Creo
que ese concepto de unión, es la clave, pero no una unión de hombres o
de mujeres, sino de hombres y de mujeres, en igualdad. Sólo entonces se vencen todos los obstáculos.




“Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a
su mujer, y se hacen una sola carne. Estaban ambos desnudos, el hombre
y su mujer, pero no se avergonzaban uno del otro”.

Génesis, Capítulo 2, Versículo 24-25.

Fuente: Diego Matos
avatar
Norman Osborn
Neoverser Lv 06
Neoverser Lv 06

Masculino Post : 56
Edad : 46
Fecha de inscripción : 12/09/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El héroe y el universo femenino

Mensaje por White sector el Vie Abr 23, 2010 4:44 pm

Wonder Woman puede parecer solo el heroe femenino que faltaba en los comics pero la verdad es que represento un cambio radical en aquella epoca de la golden age cuando el super y bats rompian records de ventas, a la postre la serie de Woman termino con una popularidad a la media donde inclusive muchos años despues O neil cambio la forma y personalidad de la heroina para convertirla en una mujer mas oscura y mas del lado de vigilante. Saludos¡
avatar
White sector
Neoverser Lv 02
Neoverser Lv 02

Masculino Post : 3
Edad : 25
Fecha de inscripción : 22/11/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.